sábado, 4 de abril de 2009

El verano se marchó

A pesar de que el termómetro diga lo contrario, ya es otoño en Chile.
Podemos disfrutar de todas las variedades de zapallo (del que me he vuelto adicta debido a la dieta para cicatrizar mi úlcera gástrica).
La foto de arriba la saqué en marzo cuando Francisco hizo unos exquisitos zapallos redondos rellenos. Es una lástima que en las últimas semanas no he vuelto a encontrar de este color en la feria libre.

Por fin floreció mi achira. La esperé por años, pero mientras la tuve en maceta no lo hizo. Definitivamente necesitaba de más tierra para ser bella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No olvides firmar tu comentario.